Best Joomla Templates by User Reviews BlueHost

Tratamientos

  

Se sabe que más del 20 % de la población tiene un problema de Salud mental a lo largo de su vida. Las situaciones de estrés, la ansiedad, el aumento de consumo de ansiolíticos y antidepresivos es cada día más preocupante. La Terapia de conducta hace que la persona aprenda a manejar la ansiedad, valore las pequeñas  cosas  de su vida, adquiera pensamientos adecuados y elimine otros dañinos para su bienestar. Saber manejar los conflictos e intentar adaptarse a lo que nos toca vivir,es decir, a fortalecer la resiliencia.

Dentro de las terapias de tercera generación, se ha comprobado que la practica de Mindfulness adquiere un importante valor en el tratamiento de la ansiedad y de la depresión, además de proporcionar una buena estabilidad emocional.

Por consiguiente, la  psicología enseña a utilizar estrategias para mejorar y solucionar los problemas que enumeramos a continuación: 

 

  • Ansiedad
  • Autoestima
  • Depresión
  • Estrés
  • Trastornos alimentario
  • Psicología Infantil
  • Dolor crónico
  • Duelo
  • Fobias
  • Problemas de Pareja y sexuales
  • Problemas de Comportamiento
  • Mediación Familiar
  • Habilides Sociales y Comunicativas
  • Trastornos Obsesivos
  • Trastornos Psicosomáticos

 

 

 

 

  EL PENSAMIENTO , LA CONDUCTA Y LAS EMOCIONES…

 

 

 

 

La conducta se aprende, pero este aprendizaje no consiste en un vínculo  entre estímulos y respuestas sino en la formación de relaciones de significado personales. Igualmente los aspectos cognitivos, afectivos y conductuales están interrelacionados, de modo que un cambio en uno de ellos afecta a los otros dos componentes.

 

 

¿Qué es la Asertividad?

Es una manera de comportarnos,  que implica la expresión directa de los propios sentimientos, necesidades, derechos legítimos u opiniones, sin amenazar o castigar a los demás. Conseguir llegar a dónde tu quieres sin tener que pisar los derechos de los demás.

La asertividad se encuentra  situada en el término medio de dos polos comunicativos nada beneficiosos, el estilo pasivo y el estilo agresivo. El primero de ellos, el pasivo, se ejemplifica en personas que no expresan lo que realmente opinan por miedo a no agradar, tienen demasiado en cuenta las opiniones de los demás en perjuicio de las suyas mismas. Por otro lado tenemos al estilo  agresivo, su expresión es mucho más directa y no tiene reparos a elevar su imagen a costa de pisotear a los demás, su presa preferida es la persona con estilo pasivo. Normalmente estos polos comunicativos no los solemos encontrar tan puros cuando nos movemos en diferentes contextos, es decir, una persona se puede mostrar muy agresiva en el trabajo y luego en casa disminuir sus niveles de hostilidad en función de la persona con la que se esté relacionando. Otro ejemplo, es cuando en el estilo pasivo, no nos atrevemos a mostrar desacuerdo ( Decir No) por no querernos enfrentar a una posible discusión , replicas ,etc., por consiguiente no hacemos realmente lo que queremos hacer, y eso , poco a poco va llenando el vaso de hostilidad encubierta que pagamos con nosotros mismos.

Cuando hablamos de asertividad, hablamos de un equilibrio entre los polos comunicativos que nos facilita el entendimiento  con las personas y nuestro desarrollo personal. Esta habilidad es aprendida y por lo tanto la podemos  modificar para mejorar nuestros resultados en las relaciones sociales y conseguir un mayor bienestar personal y social.

Si piensas que algo de lo que te pasa tiene que ver con la asertividad, no te preocupes, porque se puede aprender y te sentirás mucho mejor en tu vida. Atrévete a pedir ayuda.


Isabel Criado Martín

 

Terapia cognitivo - conductual

Móvil: 606023014

email: i.criadosico@gmail.com

Nº de Col. - CI03563